71. He Yod Yod

  RIGE DEL 12 AL 16 DE MARZO

La Kabaláh enseña que los universos paralelos crecen progresivamente cada vez con más orden, hasta que alcancen un estado de felicidad, semejante al paraíso, y alcancen una vida interminable.

Un profeta no es alguien que ve un futuro predestinado, ya que el futuro predestinado no existe, ya que Dios le dio al hombre la capacidad de “crear” su futuro momento a momento, y este Nombre nos permite hacerlo conscientemente.

La meditación del Nombre nos invita a la reflexión: ¿Qué personaje he elegido para mí mismo? ¿Cuál es el guión que estoy representando? Si no me gusta, ¡puedo cambiar! No es el pasado lo que me condiciona, sino la representación mental que hago de él. Y eso se puede cambiar.

Nombre de profecía, no en el sentido de que el futuro está escrito y basta con leerlo, sino que somos capaces de crearlo y recrearlo a cada instante. Podemos percibir las numerosas líneas de tiempo entrelazadas o superpuestas en cada instante y elegir con libertad.

El poder de la profecía nos ha sido concedido. Con nuestra conciencia elevada y conocimiento aumentado, tenemos el poder para entrar a un nuevo universo de transformación y Luz.

Hayayel propone un diálogo constante con nuestro subconsciente. El trabajo en meditación tiene gran parecido con la autohipnosis, con sus tres elementos básicos: consentimiento (voluntad de cambio), fijación (concentración) y sugestión (introducción del pensamiento positivo).

Concede el don de la profecía. Da mucha energía para la realización de nuestras actividades cotidianas. Da protección, victoria, valor y talento. Concede fortaleza, paz y alegría. Nos protege contra la discordia.

Salmo 121:5

ADONÁY SHOMERÉJA ADONÁY AL YAD YIMENÉJA

<<El Eterno te cuida, el Eterno es una sombra para ti junto a tu diestra>>

Nombre Sagrado con el nombre del ángel en alfabeto angélico

No se admiten más comentarios