Sanación con las Manos

Terapias Manos 2

ORACIÓN DE MAIMÓNIDES (1135 - 1204)

“Señor... Llena mi alma de amor por el Arte y tus criaturas. No permitas que la sed de lucro y la ansiedad de gloria influyan en el ejercicio de mi profesión, pues como enemigos de la verdad y el amor al prójimo, fácilmente podrían alucinarme y apartarme del noble deber de hacer bien a tus hijos. Sostén las fuerzas de mi corazón para que siempre se halle presto a servir a ricos y a pobres, a amigos y a enemigos, a buenos y a malvados. Haz que yo no vea en quien sufre sino el prójimo, que mi espíritu permanezca siempre claro junto al ...."    "... para acrecentar incesantemente mis conocimientos y descubrir en mi saber los errores ayer no sospechados, pues es grande el Arte y en él puede penetrar más y más el Espíritu del Hombre”.

Vamos a hablar de la “Terapia del Alma”, de la posibilidad de que el alma se reencuentre consigo misma, viajando a través de la meditación, y con diferentes técnicas para poder encontrar el “nudo esencial” que muchas veces nos hacer pensar, sentir, actuar de determinada forma, nos hace enfermar o sentir dolor.  Todo esto es que lo llamamos “acontecimientos semilla”, son situaciones vividas a lo largo del tiempo y en otras vidas, que se siembran en nuestra mente subconsciente y van conformando los distintos acontecimientos a lo largo de la vida.

Terapias Manos 3

 

En hebreo, la palabra Mano-Yad-, si añadimos de nuevo la misma palabra tenemos Yadid--Amigo, son las dos manos. Acompañante y terapeuta, cuando nosotros unimos las dos manos, o una mano con otra mano de otra persona aparece el “amigo”. Esto es válido para todos los ejercicios, la mano se tiene que unir para encontrar el centro y tiene que “ver”, cuando miramos las manos de otros.Terapias Manos 4

 

 

 

 

Las manos tienen que ver con “dar y recibir”. La mano derecha es la que da, la mano izquierda la que recibe. La mano derecha corresponde a la columna derecha del Árbol de la Vida, la mano izquierda a la columna izquierda. Lo derecho se relaciona en Kabaláh con lo expansivo, con el amor y lo izquierdo con lo receptivo y con la Ley y la Justicia. 

Terapias Manos 5

 SEFIROT

Terapias Manos 7Se activa una energía muy poderosa. Cada dedo tiene la energía determinada de una Sefiráh, así que podremos ir canalizando presionando con el dedo que nuestra intuición nos indique.  Si yo quiero fortalecer la parte espiritual se usa el dedo corazón que es el del espíritu.  Si quiero fortalecer la parte afectiva y psicológica, el dedo anular.

Se sana tocando; si tenemos dolor en algún lugar, primero hay que concentrarse, si no nada funciona, hay que estar iluminado y luego colocamos los dedos... y hacer que solo emane energía de los dedos índice y pulgar, los demás están doblados. Mientras hago esto con la mano derecha, la izquierda la cerramos para que no emane energía. Tocamos la zona que duele y empezamos la sanación.

MANOS Y PIES

Al igual que las manos, los pies tienen 10 dedos, cada uno de los cuales canaliza la energía de las Sefirot.  La energía que canalizamos con los dedos de los pies va a los genitales, la energía que canalizamos con las manos va hacia el corazón y hacia la boca.

Terapias Manos 8Las personas que tiene tensión cierran las manos, viven y duermen con las manos cerradas, también aquellas que las ocultan debajo de la mesa. Esta persona es muy diferente de la que muestra sus manos. Las manos hay que leerlas, su posición, cómo gesticula al hablar, si las cierra o las abre, etc... Pasar los dedos por la línea de la vida es terapéutico porque vamos entrando en otras realidades y nos permite, al mismo tiempo, sentir a la persona.

CORTES

Se realizan para “cortar” energías negativas que hayamos absorbido a través de situaciones, relaciones o en espacios determinados. Por ejemplo, entramos en un espacio donde la energía está muy negativa, al salir nos encontramos pesados, entonces es cuando debemos utilizar los “cortes”, éstos se realizan para poder eliminar esas cargas con el propósito de “establecer un nuevo principio”. Se hacen generalmente con las manos. Esta técnica ya la aprendimos en el Taller del Péndulo Hebreo.

No se admiten más comentarios