Terapias Kabalísticas

Terapias kabalisticas 1

CINCO PUNTOS ESENCIALES

El Kabalista debe vivir la vida en profundidad, para ello, la Tradición nos enseña que hay que llevar a cabo 5 puntos esenciales, que nos permitirán ser auténticos canalizadores de la Fuerza de Vida Una.

  1. Saborear conscientemente de las delicias de este mundo.
  2. Certeza de que hay vida después de la muerte.
  3. No hace falta ser judío.
  4. Saber que hay Dios.
  5. Vivir una vida espiritual sana. 

Aquél que desee ser un canal de dicha energía, para la sanación de cualquier nivel del alma, tanto propia como de sus semejantes, deberá tenerlos siempre presentes e intentar llevarlos a cabo.

Para la Kabaláh, el cuerpo es un texto que debe ser leído e interpretado. La sanación espiritual restablece la conexión perdida entre el cuerpo, el alma y el espíritu, a través de distintas técnicas: la meditación, la armonización energética y la toma de conciencia del sentido profundo de la vida. 

Cada órgano nos habla a través de sus afecciones. Por ejemplo, los pulmones se relacionan con problemas de contacto y de libertad; los intestinos y el estómago hacen alusión a la imposibilidad de digerir nuevos sucesos, es decir, a la dificultad para aceptarlos; el corazón rige el plano de los afectos y de las emociones, etc. 

La Kabaláh nos enseña que la enfermedad es debida al abandono de una parte de nosotros mismos, es decir, una parte que no se vive con conciencia, de modo que creamos un vacío. Hay una regla universal que dice “La naturaleza tiene horror al vacío”, por lo que cuando se hace un vacío, algo que no es armonía lo llena creando un grieta en nuestro equilibrio vital.

DIOS ES EL QUE SANA

El camino directo para la sanación, para el Rofé, de adentro hacia afuera, es la meditación, el ir hacia adentro, o como se dice en la Kabaláh, el Lej Lejá, el ir hacia uno mismo. A través de estas prácticas es como empezamos a conocernos, y a entender que nuestro cuerpo es un mapa, un mapa simbólico de la espiritualidad, del espíritu.

Terapias kabalisticas 2

 

 

No se admiten más comentarios