Muerte y Reencarnación

Kabaláh Muerte y Reencarnación

Todos sentimos curiosidad por saber qué sucede “después de la vida”, qué hay al otro “lado” ¿Qué enseña la sabiduría de la Kabaláh al respecto?
La Kabaláh nos enseña a conocer este “más allá” a través de sus enseñanzas milenarias.

 

 LA MUERTE EN LA TORÁ

La muerte forma parte del tikún de la humanidad.

Transgresión y muerte están unidas desde la creación del ser humano.

Éste ha sido advertido de que “comer del Árbol del Conocimiento del Bien y del Mal” acarreará la muerte.

La plena libertad, o quizás mejor dicho, el uso pleno de la libertad, tiene como implicación la muerte como realidad.

Pero la muerte encierra la promesa de la inmortalidad.

Si el ser humano no pudiera morir, una vez conocidos el bien y el mal, no habría para él descanso, pero tampoco su vida tendría un sentido último.

BIEN Y MAL

Con la caída, Adam se vio separado de los niveles más altos de su alma, experimentó entonces la sensación de muerte “porque en el día que de él comieres, ciertamente morirás”.

Desde que comió del Árbol del Conocimiento, pasó del estado de conciencia unificada a la conciencia dual: Bien/Mal.

Desde ese momento la misión del hombre ha sido buscar lo espiritual y encontrar el Sendero de retorno a su nivel original.

Si el ser humano no pudiera morir, una vez conocidos el bien y el mal, no habría para él descanso, pero tampoco su vida tendría un sentido último.

MUERTE

Si Adam no hubiera pecado, el hombre hubiera sido capaz de vivir una vida puramente espiritual llena de alegría, satisfacción y pureza, habría “vivido para siempre”.

La muerte fue decretada justo en el momento en que comió del fruto prohibido. Habiendo sucumbido a sus deseos físicos, cayó de su nivel y fue expulsado del Jardín del Edén y la espada giratoria le impidió regresar (Génesis 3:24).

Experimentamos el conflicto entre las necesidades del cuerpo físico y los deseos y anhelos del alma.

 

La Kabaláh nos instruye sobre la reencarnación a través de las enseñanzas milenarias que nos legó el Maestro kabalista Itzjaac Luria a través de su discípulo Jaiim Vital.

 

 

ASPIRACIÓN ESPIRITUAL

El que intenta vivir una vida de espiritualidad, se encontrará con la fuerza necesaria para aprender de las experiencias duras o no, y hallará que las pruebas vienen acompañadas de “recompensas” que se encuentran más allá de los “beneficios” que ofrece una vida llena de materialismo.

Rabí Najmán dijo: “Lo importante no es cuánto vive una persona sino cuán bien vive espiritualmente”. 

NACER Y MORIR

Estamos naciendo en cada momento. En cada instante morimos. Entre el nacimiento y la muerte, como dos orillas, la gran corriente de la vida. No tendríamos porqué temer la muerte. No tendríamos porqué temer el renacer.

Morir y renacer son las dos riberas de la vida. Y la vida es la corriente que nos conecta a la creación.

Kabaláh enseña que es el Arcángel Gabriel el encargado de canalizar tanto el nacimiento como la muerte.Arcángel de la sefirá Yesod en el Árbol de la Vida, asociado a la Luna y al nivel astral.Yesod es el puente a través del cual las almas de todos los seres humanos pasan, tanto de bajada-nacimiento, como de retorno-muerte.De alguna forma podemos percibirlo como el guardián de la puerta que conduce a las almas en ambas direcciones.

 

VIDA DESPUÉS DE LA MUERTE

Dejamos nuestro cuerpo físico y tomamos conciencia de estar fuera de él. Seguidamente tomamos conciencia de continuar vivos, pero en otro plano, estamos viviendo la experiencia desde nuestro cuerpo astral. Vemos a nuestros familiares, oímos cuanto dicen, nos llegan sus sentimientos… Es el momento de tomar consciencia de que se ha pasado al otro “lado”.

 

TRES RAZONES PARA REENCANAR

1.Para corregir errores de vidas pasadas

2.Para elevar el alma a un nivel espiritual superior

3.Para llegar a ser guía o maestro de otras personas. En el Zohar tenemos diversos relatos que afirman la existencia de la reencarnación. No se trata de convencer a nadie, sino de explicar el camino del alma de vida y muerte, las vías del mundo espiritual y los mecanismos de la reencarnación.

No se admiten más comentarios