LETRA GUIMEL

 GUÍMEL
Valor numérico: 3
Valor pleno: 73
Letra doble: Paz-Guerra
Significado: Camello, Redención, Liberación. Letra de viaje.
Parte del cuerpo: Ojo derecho
Letra: G
Planeta: Júpiter
Color: Azul
Nota musical: Sol sostenido
Cubo: Cara inferior
Trabajo: El camello, signo de resistencia y de la riqueza interior.
Peticiones a lo alto. Providencia. Nutrición. Apertura, salida, incremento, movimiento orgánico.

 

 

La Guímel es la tercera letra del alfabeto, valor numérico 3, es una letra doble.

Guímel es el movimiento es el hijo nacido de la unión de la Alef y la Bet. Es el impulso, que se llenó de toda la energía recibida de sus ancestros, saldrá de la seguridad de su casa para experimentar la aventura de la vida. Así pues esta letra es la fuerza de la Vida que está en constante movimiento, siempre vibrando, llena de vitalidad y dispuesta a llenar cualquier espacio vacío.

El nombre Guímel viene de la palabra “Gamal” que significa “camello”. Es una letra que habla de salir de casa y viajar. También nos habla de riqueza.

En las parábolas de Jesús, los ricos están asociados a tener camellos y en la tierra bíblica tener un camello era signo de riqueza. La joroba es la reserva que sirve para poder hacer la travesía del desierto de la existencia. La riqueza interior que representa la Guímel, es la capacidad de compensar los errores y de equilibrar las fuerzas.

En la Toráh este viaje lo encontramos en la petición de Dios a Abraham, cuando le dice Lej-Lejá, “vete de tu casa, de tu familia…”, más tarde lo encontramos en la necesidad de bajar a Egipto de Jacob y sus hijos debido a la hambruna, y por fin el gran viaje del pueblo hebreo, cuando es liberado de la esclavitud de Egipto. El pueblo hebreo sale al desierto con todas las riquezas que se puede llevar de Egipto, heredad que debe asumir y trasportar a lo largo de su travesía.

Es el viaje interior, hacia uno mismo, hacia el desierto interior en el que nos encontraremos con toda nuestra herencia que debemos asumir, rectificar, purificar, para así poder abrir la puerta-Dalet (letra que le sigue) de nuestro cielo interior, de nuestra tierra prometida, el reencuentro con nuestra auténtica riqueza que debe ser dada a través del servicio incógnito hacia cualquier semejante que lo necesite y que se encuentre en estado de “pobreza”.

La Guímel representa toda la heredad que trae uno de casa, salimos de la Casa-Bet pero poseemos una herencia, una historia en nosotros, así que con la Guímel vamos a trabajar toda nuestra genealogía que es nuestra herencia.

De igual modo la Alef comienza un gran viaje cuando sale de su Infinitud para entrar en la casa-Bet de la Creación, pero después debe salir, debe continuar su aventura, sin embargo ella misma es portadora de toda la herencia Divina que entró en la Casa y tiene que salir hacia el exterior de la misma, hacia la travesía del desierto que le llevará a la tierra prometida, al retorno a su verdadera casa.

Dejamos atrás riquezas que puede ser materiales o intelectuales propias, pero los ancestros también nos dejan sus deudas o sus riquezas, no solo materiales y físicas, sino también creencias religiosas, políticas, emocionales...

Esta letra representa todas las riquezas que traemos del pasado, familiar, intelectual, espiritual. Es una letra muy importante, es la letra que nos va a hacer salir de casa y demostrar nuestra capacidad. La Guímel es la energía que nos a permitir salir y avanzar.

En el libro de la Otiot de Rabí Akiva dice: “¿Por qué la Bet gira su cara hacia la Guímel? Porque la Bet se parece a una casa-Bait que tiene las puertas abiertas a todos”.

Continúa diciendo: “La Guímel se parece a un hombre que ve a un pobre desde el umbral de su casa, y que entra en su casa con el fin de sacar alimento para este pobre”.

Guímel es la letra que socorre al pobre, su forma nos recuerda a un hombre con la pierna adelantada, siempre dispuesto a dar a quien lo necesita. Esta letra canaliza la energía del compartir, la misericordia. Guímel es la energía que genera movimiento de dar para llenar un vacío.

Rabí Akiva en su libro de las Otiot dice: “La Guímel se parece a un hombre que ve a un pobre desde el umbral, y que entra en su casa con el fin de sacar alimento para este pobre.
¿Por qué el mango de la Guímel está pegado a la Dalet? Porque toda caridad-Guemilut se dirige a los pobres-Dal”.

También dice: “La Guímel representa la Eterna Benevolencia de Dios. Sin la Jésed de Dios, el mundo entero no podría existir ni siquiera un instante. Constantemente nos concede el Aliento de Vida Alef, la sabiduría y la fuerza, el uso de nuestros miembros, las sensaciones y la palabra”.

Por otro lado el Talmud nos explica que la Guímel simboliza a un hombre rico que corre tras un hombre pobre para hacerle caridad.

Cuando la Guímel se presentó ante el Santo Bendito Sea El para presidir la creación del mundo, Dios recomendó a la Guímel y a la Dalet que no se separasen nunca porque siempre habrá pobres en el mundo. Por tanto la Guímel es símbolo de aquel que da sin condiciones.

Guímel es la energía que nos lleva en busca de la Unidad. El 1 y el 3 son inseparables, la palabra Guímel cuando se reducen sus valores da 1, 40 + 40 + 3 = 73 = 1. Resultado del matrimonio sagrado del cielo Alef y la tierra Bet, que da como resultado la fecundidad de la Guímel.

Aquel que da incondicionalmente alcanza la felicidad-Gad que surge como resultado de la liberación-Gueuláh. Liberación de todo lo heredado de nuestros ancestros, la realización del Éxodo, la salida de Egipto para dirigirnos hacia nuestra tierra prometida interior para alcanzar la Redención que ésta nos depara.

¿Por qué en la tradición el rico tiene dificultad en conocer el mundo espiritual, si no es porque él conoce gracias a su capital la seguridad? La seguridad da una poderosa confianza en sí mismo que puede derivar en arrogancia, orgullo que puede ser la desarmonía de Guímel.

Maricarmen-Rajel Blasco - Instructora de Kabaláh
Grupo Emet - Portal Hinéni - Barcelona - España

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *