LETRA DALET

 DALET
Valor numérico: 4
Valor pleno: 434
Letra doble: Fertilidad-Esterilidad
Significado: Puerta, pobreza
Parte del cuerpo: Narina derecha
Letra: D
Planeta: Venus
Color: Verde
Nota musical: Fa sostenido
Cubo: Delante-Este
Trabajo: La puerta iniciática, marca de separación entre lo de dentro y lo de fuera. Dalet es también “Dal” la pobreza.

 

Con la Guímel forman la palabra “Gad” la felicidad.

La Dalet es una letra que nos sirve para cambiar de lugar, de mundo, ese es el rol de una puerta. Imaginad que estáis en un lugar tranquilo, se abre una puerta y entramos en una fiesta, hemos cambiado de mundo, de espacio.
Dalet viene del hebreo Delet (Tav-Lamed-Dalet) que significa puerta, es un cambio de espacio, un cambio de dimensión.

La puerta es lo que nos va a permitir cambiar de mundo, de espacio.

Dalet es la primera prueba del alfabeto, se pasa de pie. Abre y a la vez puede cerrar una búsqueda, una travesía del desierto, a lo largo de nuestras vidas la franqueamos en numerosas ocasiones. Las grandes etapas de la vida como el nacimiento, la adolescencia, el matrimonio, la muerte. A cada una de estas edades le corresponde una puerta.

Dalet es la prueba que exige una gran modestia, una profunda humildad con el fin de ser franqueada.

La Dalet es el pasaje obligatorio, tarde o temprano a lo largo de nuestra vida tendremos que pasarla, no solo una vez, sino infinitas veces, una veces por propia decisión, otras porque la vida misma no llevará a ello. El paso de toda puerta debería ser el resultado de toda una evolución y de toda una carrera.

Cada puerta de nuestra vida marca una muerte y un renacimiento. Cada puerta hace de lo que nosotros fuimos, otro lanzado hacia lo Innombrable. Nuestra vida es una sucesión de puertas que hay que franquear, no hacerlo o resistirse a pasar por ella, hace de nosotros seres incompletos. La fe y la confianza nos ofrecen la fuerza para lanzarnos a lo desconocido.

Rabí Akiba enseña que el nombre Dalet (Tav-Lamed-Dalet) puede verse como:
Da-Sabe
Lomar-Decir
Todáh-Gracias

“Sabe decir gracias”, la Dalet en su condición de carencia, de pobre, cuando recibe aquello de lo que carece, debe aprender a ser agradecida, a dar las gracias, para ello es necesaria la práctica de la humildad.

Dalet nos lleva al reconocimiento de nuestras fragilidades interiores para poder purificarlas, y de este modo pasar la puerta a un nuevo estado de conciencia.

La Dalet es la puerta del mundo, es el espacio a través del cual penetra la Luz en la materia, y en alguna medida provoca el “empobrecimiento” es ésta. Se le asocia al concepto de pobreza porque las dos primeras letras de su nombre Dalet forman la palabra Dal que significa pobre, indigente.

El Zohar la asocia a la facultad del habla. Todas las palabras que pronunciamos y según en qué manera vamos a decir las cosas, éstas se van a crear puesto que el verbo tiene la fuerza creadora, Dios creó por medio de su Verbo. Esto significa que hablar y como hablamos implica una gran responsabilidad. El Talmud dice que una palabra puede matar pero también puede curar, resucitar, para la Tradición hablar es crear.

Hay un verbo muy importante que es “hablar” que en hebreo es Dabar- rbd, que quiere decir tanto “palabra o cosa”, así las cosas se crean por medio de la palabra. Para los estudiantes al principio es un enigma, porque nunca se sabe exactamente cómo leerlo, ya que esta palabra significa dos cosas, significa “hablar” y “cosa”.

Si la Dalet es la energía que nos permite cambiar de lugar, nuestra forma de hablar es la que marca el lugar mismo al que accedemos, puerta que puede abrirse tanto a los infiernos como a los niveles más elevados del alma, Dalet nos permite poder traspasar la puerta que nos lleve de un estado de carencia a un estado de plenitud.

MARICARMEN-RAJEL BLASCO
(Grupo Emet-Portal Hinéni - Barcelona - España)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *