Alfabeto y 72 Nombres

22 LETRAS

Estas 22 letras están ordenadamente repartidas en los Sinorot (senderos), que unen los Sefirot en el Árbol de la Vida, están marcando un camino que indefectiblemente pasa por la columna central, de equilibrio, Camino Cardíaco, que es el que une el Rigor, columna izquierda, con el Amor, columna derecha, en una acción Amorosa de Justicia, que se alcanzará a través del recorrido y meditación de las veintidós letras-energías del alfabeto hebreo.

En los dos libros fundamentales de la Kabaláh, el Zohar y el Séfer Yetzirah, se nos explica cómo Dios se sirvió de ellas para llevar a cabo su Creación; todas y cada una de ellas, dice la Tradición, se presentaron ante Él y a cada una le fue dando una explicación del por qué no podía presidir la Creación, hasta que se valió de la segunda letra, la Bet, de valor 2 y de significado Casa, para que fuera ella la que iniciara la Creación, no en vano ella es la Casa misma que alberga la Luz Infinita y la que da idea de dualidad.

Así pues, la primera letra de la Toráh es la Bet-Casa, que alberga lo Infinito, lo hace visible y aparentemente finito por la dualidad; letra que evoca un comienzo, ya que Bet es la inicial de la palabra Bereshit, que quiere decir “En el Principio”.

A partir de este principio cada una de las 21 letras restantes, cumplirán su función para permitir que este principio sea llevado a cabo, en un mundo concreto y físico, que es en el que nos desenvolvemos. Estudiar y comprender lo que cada una de ellas simboliza, es correr el velo de las apariencias, para caminar por este camino del Corazón que nos lleva, como al Hijo Pródigo, de regreso a la Casa del Padre.

Maricarmen-Rajel Blasco

72 NOMBRES

La Kabaláh y las tradiciones esotéricas hebraicas más antiguas, hacen referencia frecuentemente, y conceden una importancia muy particular, al Nombre de 72 LETRAS, al Nombre en 72 NOMBRES. La Kabaláh mística considera que estos 72 NOMBRES son la condición esencial para la obtención del estado profético. Los 72 NOMBRES que constituyen el SHEM HAMEFORASH han salido de tres versículos particularmente interesantes del Libro del Éxodo, en el capítulo XIV, versículos 19, 20 y 21. Los kabalistas meditan con estos 72 NOMBRES, que no son, individualmente, verdaderamente nombres divinos, pero que se pueden pronunciar en las invocaciones y meditaciones. Los 72 Nombres de Dios no tienen nada que ver con lo que podamos pensar sobre un nombre, son combinaciones energéticas que con una meditación adecuada, nos permitirán obtener una conexión espiritual, que nos proporcionará un flujo de poderosa energía para una situación o momento determinados en nuestro camino, tanto en asuntos espirituales como de otra índole.

Maricarmen-Rajel Blasco

No se admiten más comentarios