66. Mem Nun Kof

  RIGE DEL 15 AL 19 DE FEBRERO

Si permitimos ser consumidos por sentimientos de revancha o victimización, perdemos una oportunidad de detener nuestro comportamiento reactivo, de elevarnos sobre nuestros problemas y de retomar el control de nuestras vidas. Pero cuando aceptamos el juicio, éste pasa rápidamente. Cuando nos desprendemos de la autocompasión y el horroroso síndrome de "yo soy la víctima", nos desprendemos de nuestro dolor en ese mismo instante.

Debemos terminar con nuestra mentalidad de víctima, con la autocompasión y el pobrecito de mi, y alinearnos con el designio de nuestra naturaleza superior, con la que la energía de este Nombre nos conecta.

La luz de este Nombre nos enseña que todo lo que nos sucede, sea "bueno" o "malo", es el resultado significativo de una cadena que, además, nosotros mismos hemos puesto en movimiento, por nuestros actos en este plano o por nuestras elecciones en otros planos, decisiones de nuestra naturaleza superior.

Es muy útil meditar en este Nombre cuando uno se encuentra en dificultades especiales que no entiende, o cuando se ve sometido a ataques de autocompasión, o cuando experimenta un torbellino de emociones negativas, ya sean propias o ajenas. También, en general, para equilibrar y armonizar nuestra naturaleza emocional, y para dar sentido a nuestras experiencias, y recuperar la paz interior.

Con este rujot, los impulsos hacia la autocompasión, represalias y venganza desaparecen. Vemos que la "mentalidad de víctima" es la base de esos sentimientos, y la reemplazamos con el entendimiento de que somos los creadores de nuestras propias circunstancias. Sabemos que lo que hemos creado lo podemos cambiar.

Da fuerza para cambiar todo aquello que hemos creado erróneamente. Ayuda a superar el insomnio. Sirve para detectar los engaños internos y externos y a pacificarnos en momentos de discordia. Nos ayuda a adaptarnos a los cambios. Ayuda a resolver los conflictos desde el nivel espiritual. Nos libera del deseo de venganza. Da discernimiento para reconocer el bien y el mal, para no dejarnos engañar por las apariencias, y nos libera del victimismo. Nos ayuda a liberarnos de nuestros sentimientos de culpabilidad y de la tendencia a culpabilizar.

Salmo 87:2

OHÉB ADONÁY SHAARÉ TZIYÓN MIKOL MISHKENÓT YAACOB

<<Ama el Eterno las puertas de Sión más que todas las moradas de Jacob>>

Nombre Sagrado con el nombre del ángel en alfabeto angélico

No se admiten más comentarios